CINCUENTA ANIVERSARIO DA NON MORTE DE ANDRÉ BRETON

Posted by Xoán Abeleira | Posted in André Breton | Posted on 24-09-2016

Esta crise nosa é tan aguda que eu, pola miña banda, tan só vexo unha solución: chegou a hora de facer valer as ideas da muller en detrimento das do home, cuxa creba tumultuosa se consuma na actualidade[…] Que a arte non dubide en dar prioridade á suposta «irracionalidade» feminina, que teña ferozmente por inimigo todo aquilo que, alaudándose de ser certo, de ser sólido, leva en realidade a marca desa intransixencia masculina que, no plano das relacións humanas a nivel internacional, está demostrando, arestora, do que é capaz. Xa non é momento de entreterse a este respecto en veleidades, en concesións máis ou menos vergoñentas, senón de pronunciarse […] claramente en contra do home e a prol da muller; de desposuír ó home dun poder do que, como xa demostrou tantas veces, abusa ata a saciedade, para poñelo ó fin en mans da muller; de denegar ó home todas as súas demandas mentres a muller non recobre a parte equitativa que lle corresponde dese poder. E isto non só na arte senón na vida.

André Breton, Arcano 17
(incluído en Pleamargen)

Elisa Bindorff

elisa

Presentación ¨Pleamargen¨ de André Breton no Centro de Poesía José Hierro

Posted by Xoán Abeleira | Posted in André Breton, Presentacións, Traducións | Posted on 24-09-2016

de980a3c518f327bf494ea27c179ab27b76f77a3ff3ac60d52cfc5d64641250d

http://www.cpoesiajosehierro.org/web/front.php/poesia-en-la-red/convocatorias/item/presentacion-de-pleamargen-poesia-1940-1948-de-andre-breton#

 

 

Reseña de “Pleamargen” en Détour

Posted by Xoán Abeleira | Posted in André Breton, Artigos alleos, Críticas, Traducións | Posted on 19-03-2016

Outra das moitas reseñas e críticas que están a saír verbo do noso Breton. Esta, da mao de Juan Giménez García:

http://diarios.detour.es/literaturas/andre-breton-la-busqueda-de-lo-absoluto-por-juan-jimenez-garcia#comment-26549

“Pleamargen”, de André Breton

Posted by Xoán Abeleira | Posted in André Breton, Sen clasificar, Traducións | Posted on 07-01-2016

Incluye: Pleamargen, Fata Morgana, Oda a Charles Fourier, Los Estados Generales, Por la senda de San Romano y Arcano 17.

Traducción, introducción y notas de Xoán Abeleira.

FB_IMG_1451336483567

“Un grito fulgurante del espíritu. André Breton y el surrealismo” Seminario con Xoán Abeleira

Posted by Xoán Abeleira | Posted in André Breton, seminarios | Posted on 03-10-2013

http://www.cpoesiajosehierro.org/web/front.php/area-formativa/talleres-y-seminarios/item/un-grito-fulgurante-del-espiritu-andre-breton-y-el-surrealismo

21, 22 y 23 de octubre
De 17.30 a 20.30

Sede de la Fundación Centro de Poesía José Hierro. C/ José Hierro 7, 28905 Getafe, Madrid

Casi cien años después de su fulminante arranque, el movimiento surrealista sigue estando considerado como el más influyente de la historia de las vanguardias modernas. En este seminario, Xoán Abeleira nos ofrece la posibilidad de ahondar, de manera práctica y teórica, en los fundamentos, las técnicas y los recursos que caracterizan tanto la esencia de ese “grito del espíritu que se vuelve hacia sí mismo decidido a pulverizar desesperadamente sus trabas” como del “arte mágico” de su  principal animador.

Xoán Abeleira

Poeta, narrador, traductor, crítico y periodista gallego, cofundador del Grupo Surrealista Galego, ha publicado más de una docena de libros de poesía y de prosa, entre los que destacan Animais Animais (Animales Animales), As nosas sombras no Xardín de Serralves (Nuestras sombras en el Jardín de Serralves), Pan de ánimas (Pan de ánimas) y la serie para niños As aventuras de Nunavut (Las aventuras de Nunavut, cuatro volúmenes hasta el momento). Ha trabajado y colaborado en numerosos periódicos y revistas, como El PaísLa Opinión de A CoruñaEl Urogallo o Quimera. Durante sus más de tres décadas de actividad profesional, ha traducido, en gallego y en castellano, a una treintena de autores, como Arthur Rimbaud, Guillaume Apollinaire, Sylvia Plath, Ted Hughes, Jack London o John Berger. Su última aportación hasta el momento es Pleamargen, un volumen que recoge las mejores obras de la última etapa de André Breton.

 

Nous n’avons rien à voir avec ça

Posted by Xoán Abeleira | Posted in André Breton, Comentarios fóra de lugar, Superrealismo | Posted on 04-06-2013

Tagged Under :

Ahí atrás, al encender el televisor, nos topamos con la ceremonia de la entrega del Premio Cervantes. Entre los asistentes al acto, divisamos a varios artistas y varios editores rodeados de sus respectivas camarillas de poetas premiados y premiadores. <<De estar vivo>>, pensamos, <<imposible ver ahí a André Breton>> -pongamos. Ni a Benjamin Péret. Ni a René Char –que rechazó varias veces la propuesta de recibir el Premio Nóbel en fidelidad al joven poeta superrealista que había sido…

            Durante toda su vida <<Breton distinguió claramente la literatura de la poesía: “La primera, ya se vuelva hacia el mundo exterior o ya se prevalga de la introspección, a mi juicio tan sólo nos entretiene con chilindrinas; la segunda es una aventura del todo interior, la única que me interesa.” La poesía, para él, depende ante todo de la magia verbal y ofrece al ser humano la posibilidad de regresar a la esencia misma [de sí mismo y/o de la vida]>>.[1]

            La literatura es ficción –aunque trate de la vida. La poesía, en cambio, lejos de ser la treta de un fingidor (Pessoa) es sinónimo de verdad (Char), trata directamente con la vida: <<La poesía no tendría para mí el menor interés si no esperase de ella que nos aporte, tanto a mis amigos como a mí, una solución particular al problema de nuestra vida.>>

            <<No tenemos nada que ver con la literatura>>, reza el primer punto de la “Declaración del 27 de enero de 1925”, redactada básicamente por Antonin Artaud, al parecer, pero firmada por todos los miembros que el grupo tenía en ese momento. Y añade: <<Pero somos muy capaces de servirnos de ella, como todo el mundo, si es preciso.>>

Los críticos adversos a Breton recurren siempre a ésta y otras declaraciones similares del poeta para subrayar su “incoherencia”, y, acto seguido, con una sonrisa en los labios, citan la “Carta abierta a André Breton sobre las relaciones entre el Superrealismo y el Gran Juego” que le escribió René Daumal, con motivo de las diferencias entre los dos grupos, advirtiéndole: <<Cuídese, André Breton, de no figurar algún día en los manuales de historia de la literatura.>> ¿Qué le reprochan? ¿Que publicase libros en vida? ¿Que sus Oeuvres complètes formen parte de la Bibliothèque de la Pléiade? ¡También Daumal, el excelente autor de Poesía negra, poesía blanca y El Contra-Cielo publicó sus libros y ahora figura en el catálogo de Gallimard! Incluso contamos con una edición en castellano de su Obra poética completa,[2] cosa que todavía no podemos decir de Breton.

            El joven André se autoeditó casi todos sus primeros libros. Cuando escribió La Unión Libre (1931), sacó sólo cien ejemplares (de los cuales envío uno a un único crítico) y en la portada no figuraba el nombre del autor. Hasta que lo reeditó, en 1948, formando parte del volumen Poèmes (su primer poemario publicado en una editorial de prestigio) prácticamente sólo sus amigos y conocidos sabían que él era el creador de uno de los poemas de amor más bellos del siglo XX. ¿Qué poeta joven de hoy, loco por “triunfar”, se atrevería a hacer tal cosa y guardaría tal silencio?

            En los diccionarios del Superrealismo, la palabra “literatura” o no aparece o aparece referida a la revista que, a manera de desafío, crearon Breton, Soupault y Aragon en 1919. Sin embargo, tanto Breton como sus compañeros hablaron y escribieron mucho sobre literatura, y no siempre despectivamente. ¿A qué se referían entonces en la citada declaración de 1925? A lo que callan los críticos adversos: a que, a diferencia de éstos, los superrealistas no escribían, pintaban, esculpían… para trepar en el mundillo artístico o académico. No anhelaban, como los literatos, hacer carrera en la sociedad sino, por el contrario, situarse al margen de ésta. Y cuando alguno de ellos decidía empezar a hacerla, Breton y los demás lo expulsaban, con razón, del grupo (el caso de Eluard es el más claro). Lo más desesperante de esto (desesperante para los que envidiamos ser como ellos) es que gente como Breton o Péret mantuvieran esa integridad, esa coherencia hasta el final de sus días. Ellos y muchos de los jóvenes que se unieron a al grupo en los años cincuenta y sesenta, como Joyce Mansour, Gérard Legrand, Leonor Fini, Sarane Alexandrian o Annie Le Brun (que todavía vive, ¡y cómo!). Por no hablar de grupos actuales, como el Grupo Surrealista de Chicago o el Grupo Surrealista de Madrid, que siguen en sus trece.

<<Breton fue siempre un líder con una camarilla a su alrededor>>, es lo que están pensando ahora algunos. ¿Y qué? Breton, sí, fue una de las figuras más influyentes de su época, en muchos sentidos, no sólo el poético, y, naturalmente, los jóvenes como él acudían a él en busca de opinión, de consejo y hasta de ayuda para publicar o exponer. Pero Breton no fue un literato. No vivió de la literatura. Nadie lo vio nunca ir de presentación en presentación, de encuentro en encuentro, de congreso en congreso, de feria en feria, y cobrando. Nadie lo vio nunca presidiendo una asociación, una fundación, un instituto, un jurado, ni, por supuesto, dando o recibiendo un premio, y cobrando. Luego, no hay más que decir, salvo: Chapeau!

 


[1] Cf. Dictionnaire André Breton, p. 804.

[2] Obra poética completa. Trad., notas, biografía y estudio previo de J. Dardón y A. Bollini, Alción Editora ,Córdoba (Argentina), 2012.

Un lume de orixe descoñecida (versións en galego e castelán)

Posted by Xoán Abeleira | Posted in Poemas alleos, Versións libres | Posted on 03-05-2011

 

 

Estás desgustada encabuxada

Desencantada de todo

O que unha vez

Ámbolos dous cremos

 

Exacta

Mente

Coma min

 

Sen dúbida eu debería

Ter deixado de venerarte ter parado

De tentar mesmo de ser

Ti

 

Un lume de orixe descoñecida

Arrebatoume o meu amor

Un lume de orixe descoñecida

Levou lonxe o meu amor

 

Varreuno fóra da miña

Lonxitude de onda

Devorouno coma o océano

Nun fogo denso e gris

 

A morte vén varrendo

Todo o corredor 

Coma o vestido dunha dama

A morte vén zumbando

Pola autoestrada abaixo

Co seu traxe de domingo

 

A morte vén conducindo

A morte vén reptando

A morte vén arreo

E eu non podo facer ren

 

A morte vai e

A morte vén e secasí

Debería haber algo

Cando menos haber algo

Que ficase por sempre

 

A morte enfermoume e toleoume

Pois ise lume estraño

Levou lonxe o meu amor

 

Ben lonxe

 

Ela deixoume todo deixoume

Tódalas súas cousas

 

O seu vestido de noiva

Badaleando no armario


UN FUEGO DE ORIGEN DESCONOCIDO[1] 

  

Estás disgustada cabreada

Desencantada de todo

Lo que una vez

Creímos

 

Exacta

Mente

Como yo

 

Yo sin duda debería

Haber dejado de venerarte haber cesado

De intentar incluso de ser

 

Un fuego de origen desconocido

Me arrebató a mi amor

Un fuego de origen desconocido

Se llevó lejos a mi amor

 

Lo barrió fuera

De mi longitud de onda

Lo devoró como el océano

En una llama densa y gris

 

La muerte viene barriendo

Todo el pasillo

Como el vestido de una dama

La muerte viene zumbando

Por la autopista abajo

Con su traje de domingo

 

La muerte viene conduciendo

La muerte viene reptando

La muerte viene incesante

Y yo no puedo hacer nada

 

La muerte va y

La muerte viene y sin embargo

Debería haber algo

Al menos haber algo

Que quedase para siempre

 

La muerte me enfermó y enloqueció

Pues ese fuego extraño

Se llevó lejos a mi amor

 

Muy lejos

 

Ella me dejó todo me dejó

Todas sus cosas

 

Su vestido de novia

Badajeando en el armario


[1] Este poema es, en realidad, una versión libre y ampliada del homónimo de Patti Smith.

Un poema de Rumi

Posted by Xoán Abeleira | Posted in Poemas alleos, Vídeos | Posted on 21-04-2011

Un fermosísimo poema de Rumi, incluído na banda sonora dunha fermosísima película que me revelou a miña amiga Almudena Nicás e que eu agora vos transmito:  

 http://youtu.be/j_aEKbpyH1I

http://www.youtube.com/watch?v=eJ8gD3xYnc0&feature=related

¡Oh día, despierta! Los átomos bailan.
Todo el universo baila gracias a ellos.
Las almas bailan poseídas por el éxtasis.
Te susurraré al oído
a donde les arrastra esta danza.
Todos los átomos en el aire y en el desierto
parecen poseídos.
Cada átomo, feliz o triste,
está encantado por el sol.
No hay nada más que decir.
Nada más…

“Sígueme”, un poema de Antón Castro

Posted by Xoán Abeleira | Posted in Obras de outros artistas, Poemas alleos | Posted on 13-03-2011

 

 

A Juan Carlos Mestre

  

Hay hombres que huyen de la tierra y vuelven a ella

como si estuvieran condenados al eterno retorno.

Llevan en su memoria y en su piel el rastro de la nieve,

la voz de los antepasados, el lamento de los bosques,

el aullido de los lobos, el paso decisivo del vendaval.

Llevan en la sangre un rumor antiguo de lluvia,

el temblor de los vientos y el vuelo de todos los pájaros

que nunca quisieron estar cautivos en el horizonte.

Hay hombres que se empapan de música, que tienen

en la mano el código de las estaciones, la ebriedad

de las miradas de las madres de luto en el campo.

Hay hombres que crecen y nunca dejan de ser niños,

hay niños que nunca dejan de ser ancianos o crisálidas

de un sueño de cristales, de musgos y de escarchas.

Hoy me he encontrado con uno de ellos: es un poeta,

un viajero, el peregrino que entretiene la tarde

con su acordeón, el contrabandista de delirios que lleva

en su cartera de cuero el estrépito de la utopía

y la colección de estilográficas de Rafael Pérez Estrada.

El rapsoda de sí mismo y de todos los espectros.

El brujo de una tribu imprecisa de labradores,

de buhoneros, de comerciantes y de huidos.

Hablo de un alquimista de vocablos, de un pintor

de curvas y colores que adormecen el fuego.

Cuando estás ante él, cuando lo escuchas presientes

que ya no eres dueño de tu vida ni de tus pasos.

Abre la boca y parece decirte: “Sígueme.

Crucemos el territorio milagroso de la poesía”.

 

Gravado de Juan Carlos Mestre

Hakuin Zenji: El canto de la meditación

Posted by Xoán Abeleira | Posted in Poemas alleos, Traducións | Posted on 03-03-2011

 

Todos los seres son esencialmente budas.

Así como sin agua no existiría el hielo,

Sin el hombre no habría la Iluminación.

Mas, sin saber cuán cerca reside la Verdad,

Los hombres, ofuscados, la buscan fuera de ellos. 

Es como si un sediento clamara por el agua

En medio de una fuente, como si el único hijo

De un hombre adinerado viviese en la miseria.

La razón por la cual sin cesar renacemos

A través de las seis esferas de existencia

Es que andamos errantes por la brumosa senda

De la ignorancia. Así, de tiniebla en tiniebla,

¿Cómo nos libraremos del incesante ciclo

De nacimiento y muerte, de muerte y nacimiento?

Con la meditación que nos concede el Dhamma.

Es el don más preciado que poseemos los hombres,

No hay nada en este mundo que puede comparársele.

Pues la meditación contiene y fortalece

Todas las perfecciones[1] y todos los preceptos,[2]

La invocación al Buda[3] y la vía de las obras.[4]

Entonces, si nos basta tan sólo con sentarnos

Para borrar las faltas de todas nuestras vidas,

¿Cómo podría ser éste un camino erróneo?

La Tierra Pura está muy cerca de nosotros.

Quien, aun sólo una vez, escucha la Verdad

Y la acepta, elogiándola con humildad sincera,

Acopiará por siempre virtudes y riquezas.

Pero quien vuelve un día sus ojos hacia adentro

Y afirma la Verdad en su naturaleza

(En la naturaleza que es no-naturaleza)

Trasciende las palabras, alcanza lo indecible.

Cuando se abre la presa de la eterna unidad

La causa y el efecto ya no se diferencian,

No existe el par de opuestos ni trinidad alguna.[5]

No hay camino ni meta, no hay ir ni retornar.

Y cuando el pensamiento es el no-pensamiento

La canción y la danza acompasan la Ley.

No tiene fin el cielo de la contemplación [6]

Donde brilla la luna de las Cuatro Verdades.[7]

¿Qué puedes añorar cuando nada te falta,

Si el Nirvana está justo delante de tu rostro,

Si a cada instante pisas en ti la Tierra Pura,

Si tu cuerpo mortal es el cuerpo de un buda? [8]

 

 

Hakuín Zenjí (1686-1769)

monje, poeta y pintor zen.

Versión poética de Xoán Abeleira

 

 


[1] Las seis paramitas básicas.

[2] Pañca-sila: los cinco preceptos básicos de la ética budista (sila). 

[3] El nembutsu de la Escuela de la Tierra Pura, a la que pertenecía el autor del Canto: “Namú, Amidá Butsú”, “Veneremos al Buda Amitâbha”.

[4] Karma-marga: uno de los tres medio (junto con jñana-marga, “la vía del conocimiento”, y bhakti-marga, “La vía de la devoción”) para cortar el ciclo de la existencia, el samsâra.

[5] Los “tres vehículos de salvación”: el de los discípulos, el de los pratyekabuddhas (budas solitarios, que no predican) y el de los bodhisattvas. Alusión al capítulo III de El sutra del loto.

[6] Samadhi.

[7] “Las Cuatro Nobles Verdades”.

[8] Debe de hacer casi tres lustros que realicé esta versión en versos alejandrinos, a partir de otra versión en prosa, traducida por un especialista cuyo nombre, la verdad, no recuerdo ahora. Espero que con ella ayude y anime a alguien a meditar.